RED plantea un acercamiento a los restos de lo que en su día fue el circuito de Fórmula 1 de la ciudad de Valencia. Antes de la celebración del evento deportivo, la zona que se extiende entre los antiguos poblados marítimos de El Grao y Nazaret estaba destinada a uso como parque público. Pero en 2007 fue elegida por el gobierno autonómico como sede para la celebración del F1 Valencia Street Circuit, que se disputó entre 2008 y 2012. Ante el descontento general de los vecinos de la zona, las autoridades aseguraron que su uso como circuito se limitaría a los tres días al año en que tuvieran lugar las pruebas deportivas. Se aseguró que el resto del tiempo el espacio quedaría abierto y accesible para su uso público. La promesa nunca se cumplió y el espacio permaneció siempre vallado y cerrado.

El evento sirvió como escaparate de la prosperidad económica de la ciudad y como modelo del derroche en la gestión de los recursos públicos que caracterizaron el periodo. La manera en que se gestó y ejecutó el proyecto ejemplifican las estrategias y modos de actuación empleados de forma sistemática por la RED de corrupción que el partido gobernante extendió durante aquellos años en la Comunidad Valenciana. El coste total de la inversión pública fue de más de 300 millones de euros. 

Después de cinco años, la Generalitat Valenciana no pudo hacer frente a las deudas millonarias contraídas y a los costes del canon exigido por los organizadores. Tras el fracaso de aquel sueño, lo que queda de aquella inversión es una pista de asfalto de 1 km. Desde entonces el lugar ha permanecido en un extraño limbo que limita el acceso y uso de un espacio público. Pero el abandono ha llevado a una progresiva ocupación de la zona por parte de los vecinos.

Con un espray de marcado temporal color rojo –color vinculado con lo prohibido- y geometrías monocromas -tablas de madera chapada que se ajustan a las entradas forzadas al recinto- realizo una acción durante 2017 en el mismo. Buscando los huecos abiertos en el vallado exterior que los vecinos han realizado y presentándolos como brechas que simbolizan la recuperación de un ámbito urbano arrebatado con fines políticos.

 

En un momento donde el imaginario colectivo se sostiene con noticias de corrupción, RED se posiciona ante los abusos sobre el espacio público utilizado con fines políticos.


Sube el volumen a tope y visualiza la presentación multimedia de este proyecto:
https://vimeo.com/264242041

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

RED
98 páginas + portadas + 2 dípticos
270 x 220 mm
Autoedición 100 ejemplares
Impreso en Valencia, España

Fotografías, diseño y texto: Mati Martí

ISBN 978-84-697-9913-0


PREMÍ ARTS LIBRIS 2018, FUNDACIÓ BANC SABADELL 


COMPRAR LIBRO AQUÍ