En 1959 el gobierno franquista aprobó el Plan de Estabilización Económica, con el objetivo de fomentar la apertura al exterior y el desarrollo económico del país. Entre las medidas adoptadas se encontraba la devaluación de la peseta, que pretendía un incremento de la inversión extranjera y del turismo. La intervención del Estado se centró de manera especial en el fomento, el control y la organización administrativa de la oferta turística. En los “años del desarrollismo”, entre 1962 y 1973, el “boom turístico” se convierte en símbolo de prosperidad económica.

 

La dictadura explotó el turismo de sol y playa mediante la declaración de Zonas de Interés Turístico Nacional. La Ley 197/1963 pretendía atraer a los turistas extranjeros a aquellos lugares de la costa española que tuvieran “condiciones especiales para la atracción y retención del turismo”. Para ello, el Gobierno impulsó la construcción de urbanizaciones y de las infraestructuras necesarias en las costas.

 

En Valencia, el Ayuntamiento autorizó la elaboración de un plan urbanístico para el monte de la Dehesa de l’Albufera a la constructora TEVASA (Terrenos de Valencia, S.A.). El plan fue presentado en 1962, como uno de los proyectos urbanísticos más importantes de la costa mediterránea.

 

 

Por la Ley de 23 de junio de 1911, el Estado había cedido el Lago de la Albufera y el monte de la Dehesa al Ayuntamiento. El artículo 4º disponía: “El Ayuntamiento de Valencia se obliga igualmente a conservar el arbolado de la Dehesa y la integridad de su suelo, el cual no podrá tener otra ocupación o destino agrícola más que el de monte, y no se practicarán en él otras cortas que las que se autoricen por el Ministerio de Fomento, cuya intervención se ajustará a lo que determina el artículo 13 de la Ley de Montes de 24 de marzo de 1865.”

 

Esta situación jurídica supondrá una complicación para los planes urbanísticos del Gobierno de Franco, que por Decreto-Ley del 24 de diciembre de 1964 adapta la legislación a las nuevas necesidades y dispone en su artículo 1º: “Queda derogado el artículo 4º de la Ley de veintitrés de junio de mil novecientos once.” El resto del articulado da vía libre al Ayuntamiento de Valencia para desarrollar el plan urbanístico diseñado para el monte.

 

 

En 1965 el Ministerio de la Vivienda aprueba el plan TEVASA, pero la presión social por parte de los ciudadanos, hará que éste sufra varias reestructuraciones a lo largo de los años posteriores. La lucha por conservar el entorno natural de la Dehesa, hará del ecologismo un medio soterrado para expresar la oposición al régimen y, por primera vez, una cuestión medioambiental tendrá un tratamiento de gran envergadura informativa, planteándose una reflexión sobre la necesidad de conservar nuestro entorno natural.

 

Gracias a ese movimiento pudo evitarse la aplicación completa del plan inicial, que hubiera supuesto la total devastación del monte, y que quedó reducido finalmente a su extensión actual: 29 torres de apartamentos, 2 urbanizaciones, 2 grandes hoteles, 1 lago artificial, 1 campo de golf y 1 venta del toro.

 

En 1986 l’Albufera y el monte de la Dehesa de El Saler son declarados Parque Natural.

TERRITORIO BOOM presenta todos los edificios que forman parte del plan urbanístico TEVASA en el monte de la Dehesa de El Saler (Valencia). Un proyecto fotográfico que nace de la idea de no mostrar para evocar una realidad no deseada.

 

Las imágenes proponen la clasificación del plan urbanístico utilizando tres tipos de encuadres: unos enmarañados por pinos, arbustos y trepadoras; otros lejanos y profundos; y algunos centrados en la dicotomía asfalto-vegetación. La invisibilidad casi total de los edificios se apoya en un texto (nombre, ubicación del edificio y superficie construida) para crear un juego: la paradoja de lo que no se ve pero se lee.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

21 imágenes forman el proyecto que se cierra con un mural: un collage de imágenes tomadas de Google Earth Pro, que muestra la zona del monte de la Dehesa de la Albufera. El plano ha sido manipulado digitalmente y el plan urbanístico borrado por completo. El recuerdo de un territorio virgen y la insinuación de un futuro deseado. 

 

Territorio Boom es un ensayo fotográfico que reflexiona sobre el pasado, el presente y el futuro del monte de la Dehesa de El Saler.


Proyecto realizado con una cámara Pentax 67 de segunda generación. ©2015-2016

TERRITORIO BOOM

Fotolibro Ganador en Liège Photobook Festival 2016
Primera edición octubre 2016,
100 copias

© Fotografías, textos y diseño Mati Martí

ISBN 978-84-617-4708-5

Realizar pedido en www.bizcobooks.com